DPS RECHAZA LA PROPUESTA, OBLIGANDO A LOS MAESTROS DE DENVER A VOTAR SOBRE UNA HUELGA

DENVER – Después de diez horas de negociaciones el día de hoy, la Asociación de Maestros de Salón de Clases de Denver (DCTA, por sus siglas en inglés) y las Escuelas Públicas de Denver (DPS, por sus siglas en inglés) no pudieron llegar a un acuerdo sobre un sistema justo de compensación para 5,700 maestros y proveedores de servicios especiales. Los miembros de DCTA votarán el día sábado y el día martes sobre realizar una huelga.

 

“Es muy decepcionante. Nos comprometimos completamente a las negociaciones durante más de un año con la meta de mantener a más de nuestros maestros talentosos dentro del distrito,” indicó Henry Roman, Presidente de DCTA. “DPS tiene la capacidad de financiar nuestra propuesta si simplemente redirigen una pequeña porción de los ingresos que actualmente se está utilizando para la administración central a los salarios de maestros. Nosotros comprobamos que el distrito no carece de recursos mediante las negociaciones. Ellos se han rehusado a cambiar sus prácticas, han elegido mantener una cantidad indignante de dinero dentro de la administración en lugar de mantener a nuestros maestros en la escuela.”

 

La última oferta de DPS carecía de $8 millones, los fondos requeridos para crear un sistema de compensación profesional que atraería a nuevos maestros y al mismo tiempo valoraría los servicios del personal actual. Esta cantidad es menos que un 1% del presupuesto total de DPS. El equipo de negociación de DCTA demostró diversas maneras cómo el distrito podría redirigir dinero desde su administración excesiva para apoyar el reclutamiento y la retención de educadores de alta calidad en Denver. Se podría realizar una inversión en los sueldos de maestros al reducir los bonos a los administradores, los que actualmente cuestan más de $4 millones por año; y al utilizar parte de sus reservas de $67 millones, lo que es el doble del requisito de la ley estatal.

 

Entretanto, los maestros de Denver gastan $750 en promedio anualmente de sus propios bolsillos para apoyar las necesidades de los estudiantes. Los salarios de maestros son tan bajos en Denver que muchos maestros deben tener dos trabajos, vivir con otras personas, esperar para formar una familia o abandonar sus esperanzas de mandar sus hijos a la universidad. “DPS ha demostrado exactamente lo que valoran, y es los administradores, los asesores y el efectivo en el banco, no los maestros en los salones de clases,” agregó Sr. Roman. “Si nuestros miembros votan para hacer una huelga, será como resultado de la falta de voluntad de DPS de invertir en un sistema de sueldos profesionales para asegurar que los estudiantes de Denver mantengan educadores de alta calidad y con experiencia dentro de sus salones de clases.”