FUNCIONARIOS ELECTOS ESTATALES Y LOCALES RESPALDAN A LOS MAESTROS DE DENVER

DENVER – Más de 300 maestros, padres y miembros de la comunidad se movilizaron durante una noche fría el día 24 de enero en la primera reunión regular de la Junta Directiva Escolar de las Escuelas Públicas de Denver (DPS, por sus siglas en inglés) desde que, más temprano durante la misma semana, los maestros de Denver abrumadoramente aprobaron una huelga. Líderes de la Fundación de Áreas Industriales de Colorado (Industrial Areas Foundation-Colorado) convocaron a funcionarios electos para respaldar y apoyar a los educadores.

 

Senadora Julie Gonzáles habló en nombre de la delegación estatal que incluye a Senador Robert Rodríguez y Senadora Tammy Story. Instaron a Gobernador Polis a proteger el derecho de los maestros de hacer una huelga.

 

Concejales de Denver Debbie Ortega, Stacie Gilmore, Robin Kniech y Paul López llegaron para instar a la Junta Directiva Escolar de DPS y a Superintendente Córdova a hacer lo correcto e invertir en los maestros. Concejal Albus Brooks y el Presidente de la Junta Jolon Clark mandaron declaraciones de apoyo a la organización.

 

Becky Epstein, Directora Ejecutiva de B’nai Havurah Jewish Reconstructionist Congregation, miembra de IAF-Colorado, habló sobre el momento que su hijo estaba en el tercer grado y no podía obtener los recursos necesarios para su dislexia. “Llenar el distrito con nivel tras nivel de burocracia no ayuda a mantener a los maestros dentro de Denver; quita dinero de apoyo para mi hijo, para nuestros hijos,” indicó Epstein. “Nuestro mensaje para la Junta Directiva Escolar y Superintendente es el siguiente: las personas que saben mejor cómo retener a maestros, cómo apoyar a maestros y qué tipo de incentivos los maestros necesitan son los maestros mismos. Nosotros confiamos en ellos y ustedes deberían hacer lo mismo.”

 

“La mejor manera de abordar las inquietudes inmediatas y las necesidades continuas de nuestros hijos es aumentar los sueldos base como lo insta DCTA,” agregó Reverendo Brad Laurvick, pastor de la Iglesia Highlands United Methodist y padre de un estudiante de DPS. “Superintendente y Junta Directiva Escolar, vuelvan a la mesa y hagan lo correcto para nuestros maestros. Gobernador Polis y Departamento Laboral, ¡no interfieran!

 

“Estamos aburridos de vivir de cheque a cheque,” declaró Becka Hendricks, una maestra de matemáticas en Emily Griffith High Schooly miembra de DCTA. “La mayoría de nosotros no ganamos suficiente para vivir en la ciudad donde trabajamos, incluso con trabajos múltiples. Merecemos algo mejor. Nuestros estudiantes merecen algo mejor. DPS ya no nos faltarán el respeto. ¡Por eso votamos que debemos hacer una huelga!”